Paz, democracia y educación. Reflexiones en tiempos de crisis

Paz, democracia y educación. Reflexiones en tiempos de crisis

Esta recopilación de columnas de opinión busca establecer las bases para proponer discusiones públicas sobre cuestiones de primera importancia para todos: la crisis mundial de la educación, las consecuencias negativas de la globalización para el desarrollo y el crecimiento de las naciones, el significado político del avance del populismo de derecha a nivel global y el proceso de negociación de la paz en Colombia.
Vivimos en un mundo habitado por expertos, especializados en una variedad de saberes, y por personas sin educación, sin cultura, sin mundo. Los primeros se han distanciado de lo público y de los problemas políticos de sus sociedades y han delegado estos asuntos a especialistas en política, administración o gobernanza. Los segundos tienen dificultades para distinguir lo auténtico y noble de la cultura de las oleadas de basura efímera, superstición, irracionalismo y explotación comercial que les ofrece el capitalismo. En medio de ambos, la comunicación pública ha devenido en portavoz de la cultura del entretenimiento, al servicio del brillo y la gloria de grandes estrellas del cine, el deporte, la moda, la belleza y, por supuesto, la política del espectáculo.
Paz, democracia y educación: Reflexiones en tiempos de crisis aspira a elevar la dimensión activa de los ciudadanos mediante la educación, la cual tiene que ver básicamente con formar mejores seres humanos, individuos con criterio y capacidad para pensar, comunicarse y convivir con los otros. Si se logra forjar personas con una más elevada visión de la sociedad, la historia y la cultura, quizás podamos aspirar a superar el déficit de democracia y civilización que padecen nuestros países.

Esta recopilación de columnas de opinión busca establecer las bases para proponer discusiones públicas sobre cuestiones de primera importancia para todos: la crisis mundial de la educación, las consecuencias negativas de la globalización para el desarrollo y el crecimiento de las naciones, el significado político del avance del populismo de derecha a nivel global y el proceso de negociación de la paz en Colombia.
Vivimos en un mundo habitado por expertos, especializados en una variedad de saberes, y por personas sin educación, sin cultura, sin mundo. Los primeros se han distanciado de lo público y de los problemas políticos de sus sociedades y han delegado estos asuntos a especialistas en política, administración o gobernanza. Los segundos tienen dificultades para distinguir lo auténtico y noble de la cultura de las oleadas de basura efímera, superstición, irracionalismo y explotación comercial que les ofrece el capitalismo. En medio de ambos, la comunicación pública ha devenido en portavoz de la cultura del entretenimiento, al servicio del brillo y la gloria de grandes estrellas del cine, el deporte, la moda, la belleza y, por supuesto, la política del espectáculo.
Paz, democracia y educación: Reflexiones en tiempos de crisis aspira a elevar la dimensión activa de los ciudadanos mediante la educación, la cual tiene que ver básicamente con formar mejores seres humanos, individuos con criterio y capacidad para pensar, comunicarse y convivir con los otros. Si se logra forjar personas con una más elevada visión de la sociedad, la historia y la cultura, quizás podamos aspirar a superar el déficit de democracia y civilización que padecen nuestros países.

Esta recopilación de columnas de opinión busca establecer las bases para proponer discusiones públicas sobre cuestiones de primera importancia para todos: la crisis mundial de la educación, las consecuencias negativas de la globalización para el desarrollo y el crecimiento de las naciones, el significado político del avance del populismo de derecha a nivel global y el proceso de negociación de la paz en Colombia.
Vivimos en un mundo habitado por expertos, especializados en una variedad de saberes, y por personas sin educación, sin cultura, sin mundo. Los primeros se han distanciado de lo público y de los problemas políticos de sus sociedades y han delegado estos asuntos a especialistas en política, administración o gobernanza. Los segundos tienen dificultades para distinguir lo auténtico y noble de la cultura de las oleadas de basura efímera, superstición, irracionalismo y explotación comercial que les ofrece el capitalismo. En medio de ambos, la comunicación pública ha devenido en portavoz de la cultura del entretenimiento, al servicio del brillo y la gloria de grandes estrellas del cine, el deporte, la moda, la belleza y, por supuesto, la política del espectáculo.
Paz, democracia y educación: Reflexiones en tiempos de crisis aspira a elevar la dimensión activa de los ciudadanos mediante la educación, la cual tiene que ver básicamente con formar mejores seres humanos, individuos con criterio y capacidad para pensar, comunicarse y convivir con los otros. Si se logra forjar personas con una más elevada visión de la sociedad, la historia y la cultura, quizás podamos aspirar a superar el déficit de democracia y civilización que padecen nuestros países.

Esta recopilación de columnas de opinión busca establecer las bases para proponer discusiones públicas sobre cuestiones de primera importancia para todos: la crisis mundial de la educación, las consecuencias negativas de la globalización para el desarrollo y el crecimiento de las naciones, el significado político del avance del populismo de derecha a nivel global y el proceso de negociación de la paz en Colombia.
Vivimos en un mundo habitado por expertos, especializados en una variedad de saberes, y por personas sin educación, sin cultura, sin mundo. Los primeros se han distanciado de lo público y de los problemas políticos de sus sociedades y han delegado estos asuntos a especialistas en política, administración o gobernanza. Los segundos tienen dificultades para distinguir lo auténtico y noble de la cultura de las oleadas de basura efímera, superstición, irracionalismo y explotación comercial que les ofrece el capitalismo. En medio de ambos, la comunicación pública ha devenido en portavoz de la cultura del entretenimiento, al servicio del brillo y la gloria de grandes estrellas del cine, el deporte, la moda, la belleza y, por supuesto, la política del espectáculo.
Paz, democracia y educación: Reflexiones en tiempos de crisis aspira a elevar la dimensión activa de los ciudadanos mediante la educación, la cual tiene que ver básicamente con formar mejores seres humanos, individuos con criterio y capacidad para pensar, comunicarse y convivir con los otros. Si se logra forjar personas con una más elevada visión de la sociedad, la historia y la cultura, quizás podamos aspirar a superar el déficit de democracia y civilización que padecen nuestros países.

Arriba